¿Quién inventó los filtros de agua?

Seguro que alguna vez te lo has preguntado. Pues en esta entrada de nuestro blog te contamos brevemente quién inventó los filtros de agua.

La historia dice que ya 2000 años a. C. se hervía el agua para purificarla. Algunas civilizaciones de entonces ya parecían tener algunos dispositivos de arena y piedras para una filtración de aguas.

Hacia el 500 a. C. fue Hipócrates quien, atribuyendo ciertas propiedades curativas al agua, empezó a tratar de purificar el agua para tratamientos médicos. Hipócrates es considerado uno de los padres de la medicina occidental.   

A principios de 1800, el científico escoces Robert Thom construyó la primera planta de purificación de agua en Paisley, Escocia. En ella se usaban filtros de arena para filtrar el agua.

Cuatro años más tarde, el colega de Robert, John Gibb, mejoró la planta de purificación del primero, creando el primer sistema de suministro de agua potable a una ciudad completa. Este sistema se adecuó también para la ciudad de Glasgow.

De los pobres Robert Thom y John Gibb no se acuerda casi nadie y es porque, tan solo 27 años después, vendría otro señor que, mejorando el invento de Robert, crearía un filtrado de agua al que se le considera el padre de todos los filtros de agua domésticos de hoy.

Efectivamente, en 1827 James Simpson construyó lo que podríamos denominar el primer filtro de agua de la historia, tal y como los conocemos hoy. Se considera el primer sistema efectivo comprobado de tratado de aguas. Era de arena y piedras y tenía varias etapas de filtrado, para que te hagas una idea, como los filtros de agua para grifos de hoy día, pero en gigante.

Quien nos iba a decir que, siendo los escoceses tan conocidos por otra bebida, iban a ser ellos los primeros en filtrar agua tal y como lo hacemos hoy día. Por lo que se puede decir que James Simpson fue el padre de todos los filtros de hoy.

Hoy día lo tenemos más fácil y tenemos multitud de opciones: filtros para grifos de cocina, filtros para jarras, filtros para duchas…

 Y un sinfín de opciones para disfrutar del agua como elemento necesario y saludable.

Pero como con casi todo a lo largo de la historia, debemos estos descubrimientos a nuestros semejantes de tiempos pasados y a la ciencia; nunca está de más acordarse de ellos.

Nos leemos próximamente.