Cómo triunfar con el Método Curly

He de confesar que no tenia ni idea de lo que era el Método Curly hasta que llegó mi pareja y dijo: “mira mis rizos ¿a que son increíbles? Pues los he logrado gracias al Método Curly”. Y claro, me quedé, como se suele decir “a cuadros”.

Y no solo eso, lo primero que pensé fue: “esta se ha metido en una secta y ahora me dirá que sacrifican cabras como ofrenda a la diosa Curly o algo así”. Afortunadamente no fue así…

Así que vamos con un poco de historia: El Metodo Curly o Curly Girl Method está basado en conseguir y lograr que se mantenga la mejor hidratación, para que el cabello rizado, que suele ser seco por naturaleza, rompa con el “frizz” y logre una definición natural.

La autora del libro es Lorraine Massey y en él comienza diciendo que: se necesitarán un mínimo de tres semanas siguiendo las pautas que ella aconseja en el método, para ver resultados, porque el cabello debe adaptarse a las nuevas rutinas. Hay que tener paciencia, lo bueno cuesta.

No me extenderé demasiado en el proceso, porque para eso está el libro, pero básicamente se trata de lo anteriormente mencionado de la hidratación y: evitar productos dañinos para tu cabello, sobre todo sulfatos, parabenos, siliconas y alcoholes. A los productos que no tienen esos ingredientes, se les considera aptos para seguir las pauta de tan afamado método.

Consultando en diferentes grupos de redes sociales, me di cuenta de que hablaban mucho de las calidades de los productos, de los tiempos, de las formas de hacer, pero nunca de la importancia de tener un agua ideal para el Método Curly. Y uno, que es un “loco” de la calidad del agua, tanto para beber, como para cuidar de nuestro cuerpo, incluido cabello; claro; me puse a consultar a las expertas.

Todas coincidían que la calidad del agua es importante, y hasta determinante, para acelerar y lograr los tan ansiados resultados del método, pero que era un problema muy difícil solucionar. Sobre todo, en lugares donde el agua es muy dura, con mucha cal, sedimentos, etc.…

Y ahí entré yo. Eso sería antes, porque ahora hay filtros de agua para duchas que logran grandes resultados. Los tienes de diferentes tipos de filtrado, dependiendo de tus necesidades. Normalmente el filtrado suele ser de: carbón activo, piedras naturales de Maifan, Zeolita, que es otro mineral muy adecuado para el filtrado del agua y aniones, que logran ablandar el agua y mejoran la hidratación. Por lo tanto: ya se puede conseguir fácilmente un agua ideal para el Metodo Curly.

Por mi parte; seguiré investigando sobre el Metodo, pero entre nosotros; me quedo mucho más tranquilo de saber que Lorraine Massey no es una sacerdotisa satánica y que cuando escribió el libro solo quería ayudar a los demás.

¡Nos leemos!