¿Agua embotellada o de grifo?

Es la pregunta que muchos os hacéis. El consumo de agua embotellada en España ha alcanzado cotas de facturación que ya rozan los mil millones de euros, sí, has leído bien.

¿Marketing? ¿Necesidad? ¿Es verdad que el liquido elemento es mejor embotellado que el que sale de nuestros grifos?

El agua es la bebida que más se consume, esa es la realidad. ¿Somos tan inocentes que pensábamos que grandes empresas y multinacionales iban a dejar pasar este “negocio”?

Pues os voy a contar una cosita, el 99.5% del agua que sale de los grifos de los hogares españoles es potable (Fuente: Ministerio de Sanidad). Al parecer el otro 0.5 %, a nivel de informes, es derivado de algún incumplimiento puntual en la depuradora analizada, normalmente solventado a los pocos días de dicho informe. Dicho lo cual, podemos decir sin miedo a equivocarnos que, el agua del grifo de España es en su totalidad potable.

Nuestro homenaje a algunas campañas de marketing de agua embotellada, ciertamente «sonrojantes».

Pero entonces… ¿Por qué se ha disparado en España en los últimos años el consumo de agua embotellada? Por diferentes motivos, pero nunca por la calidad del agua de nuestros grifos.

El principal es el Marketing que, sabiendo que hay una parte importante de la población interesada en un estilo de vida natural y saludable, ha sabido aprovechar para colarnos ciertas campañas altamente “sonrojantes”. ¿Ya nadie se acuerda del “agua ligera” O de: “9 de cada diez médicos la recomiendan”?

También se recuerda, entre la “sonrisa” y el “dolor”, el agua de la compañía Pepsi, Aquafina, que no era nada más que agua del grifo embotellada (reconocido por la propia marca). O, en el caso más reciente, la empresa Aquaservice, que ha tenido que retirar lo de “agua” por “bebida refrescante”, ya que el liquido que comercializan en sus garrafas tiene tal procesado industrial que no puede llamarse “agua”.

¿En serio te vas a resistir a probar esta marca imaginaria de agua que hemos ideado?

Independientemente ya del marketing o de que salgamos del gimnasio y nos queramos parecer al/la del anuncio, bebiendo de nuestra botella de plástico, mientras unas refrescantes gotas por nuestra comisura de los labios, hay otro factor importante que es el “sabor”, aunque “agua” y “sabor” no suelen ir acompañados.

Está claro que en muchas zonas de España hay ciertos factores que nos podrían llevar a no consumir agua embotellada. Que no se moleste nadie, por ejemplo, en la práctica totalidad de Levante el agua del grifo puede que no sea el ideal para echarse un trago y decir… “uhmmm”…

Claramente, la mejor opción sería no tener que comprar botellas y poder beber agua del grifo sin cortapisa de ningún tipo. Pero, como comento, puede que en algunas zonas no sea así.

Una buena solución puede ser un filtro de agua para el grifo, actualmente hay diversas opciones en el mercado que pueden satisfacer nuestro bolsillo y paladar.

Beber agua del grifo tambiém puede ser cool, moderno

No hemos hablado del factor económico. Con cualquiera de estos filtros de agua para grifos, la inversión anual puede ser, para un hogar de dos a cuatro personas, de entre 40 a 60 euros al año. Esto, en comparación con los 300 a 500 euros que puede gastar una familia en agua embotellada, es una minucia.

Las jarras filtrantes pueden ser otra de las soluciones más populares, igualmente la inversión en filtros de agua para jarras al año no suele pasar de los 40 euros.

Conclusión: no seas memo/a y bebe agua del grifo. Si te molesta el excesivo sabor del cloro, o el agua de tu zona es muy “dura” y esto supone una molestia para ti, usa filtros de agua de los que se encuentran fácilmente en el mercado.

Tu bolsillo, tu salud y el medioambiente te lo agradecerán.

¡Ah! Otro día hablamos del estudio que hicieron investigadores de la Universidad de Sevilla y del Centro Nacional de Aceleradores, en el que se analizaron 32 marcas de agua mineral, lo que dio como resultado concentraciones de polonio radiactivo en algunas muestras. No para que nos saliera un tercer brazo al beber de dichas botellas, pero si para preguntarse qué hacen las empresas comercializadoras de agua embotellada para que salgan estos análisis.

¡Nos leemos!