Como cuidar tu piel y pelo de aguas duras

Cuando se vive en zonas con aguas muy duras, se sabe muy bien a lo que nos referimos en este pequeño artículo. El pelo puede que nos quede sin brillo, apagado y quizás algo “empastado” o apelmazado. Las aguas duras son aquellas que contienen muchas sales minerales como: magnesio, cinc o hierro.

Con las aguas duras, algo muy común es que el jabón y el champú que usemos para la ducha no produzca tanta espuma como la que quisiéramos. Y un error muy frecuente que comentemos es que, al pasar esto, tendamos a echarnos champú encima de la cabellera como si no hubiera un mañana.

No conviene abusar del champú, por una cuestión lógica de no saturar a nuestro cabello de químicos y porque nos pueden quedar restos, si no hacemos un correcto aclarado, provocando lo que comentábamos al principio: sequedad, poco brillo…

Sí, sabemos que es una obviedad, pero no por ello conviene dejar de comentarlo

Conviene que controlemos de manera adecuada el uso de jabones para no exponer a nuestra piel, de manera innecesaria, a un exceso de químicos.

Una solución muy adecuada, económica y saludable, es invertir en un filtro para ducha. Hay multitud de ellos en el mercado, que se adecuarán a tus necesidades. Los hay que quitan más la cal, los hay que quitan más el cloro o los hay más dedicados a un filtrado combinado.

No hace falta que uses gel o champú como si no hubiera un mañana, tampoco dejes de usarlo, que nos conocemos.

Últimamente se están comercializando los filtros para ducha que incluyen piedras minerales naturales, como el maifan y la zeolita, dentro del teléfono o alcachofa de la ducha, con un sistema tan simple, que, al pasar el agua por estos minerales, esta se ablanda.

Terror solo en las pantallas, por favor.

Desconfía de las marcas que te dicen que al usar estas duchas no tienes que usar champú o jabón. Claro que tienes que usarlo, estas piedras minerales, por sí solas, no sustituyen a los productos de limpieza corporal, pero SÍ es verdad que en las aguas duras producen un efecto de ablandamiento, que te hará usar menos cantidades de geles y champús.