¿Por qué beber agua filtrada?

Hola amig@s. Está claro que beber agua no solo es beneficioso para el organismo, es fundamental, aunque nadie se ponga de acuerdo en la cantidad exacta; hace tiempo que lo de los dos litros se ha desechado, por ser inexacto. Convienen multitud de especialistas que la cantidad depende de muchos factores, tales como el peso y la masa corporal de cada persona, actividad realizada al cabo del día, tipo de alimentación, etc…

En este post os vamos a tratar de responder a la pregunta ¿Por qué beber agua filtrada?

En lo que no hay discusión es en beber agua siempre que se pueda, y que el agua sea de calidad. Normalmente en nuestras ciudades tendremos tres tipos de agua para beber: agua del grifo, agua mineral y agua filtrada. El agua mineral sería una buena opción, claro, pero a efectos prácticos y ecológicos es una temeridad.

¿Está bien que contribuyamos al desastre ecológico propiciado por los plásticos de las botellas? No.

¿Apetece ir a la tienda o al super a por garrafas de agua? No. ¿Está bien que contribuyamos al desastre ecológico propiciado por los plásticos de las botellas? No. ¿Conviene sostener uno de los negocios más lucrativos, en muchos casos a costa de recursos que son de todos? No.

La contaminación producida por el plástico de las botellas es un hecho.

Por lo tanto: descartemos de una vez por todas el hecho de comprar agua embotellada.

El agua del grifo es la otra opción. Dependiendo de la zona donde vivamos, el agua puede tener mejor o peor sabor, puede ser de una dureza u otra, en muchas ciudades el agua del grifo es de una excelente calidad. Está claro que “Incolora, inodora e insípida”, adjetivos que se le atribuyen al agua, en algunas ciudades es una broma.

El agua de la fuente que nos suministra puede ser maravillosa, pero de esa fuente a nuestro grifo; todo puede cambiar.

El mal sabor del agua en algunos puntos no tiene por qué ser, necesariamente, sinónimo de mala calidad, puede ser por la concentración de minerales en la misma. Entonces, esta claro que poco a poco, os iréis contestando vosotros mismos a la pregunta ¿Por qué beber agua filtrada?

Otra serie de factores que solemos pasar por alto a la hora de valorar la calidad del agua del grifo, suelen ser: las tuberías del edificio donde estamos, o las tuberías que se usan para el transporte de agua a nuestros hogares.

El arrastre del agua por estas tuberías puede ocasionar que el agua finalmente llegue a nuestras casas con sedimentos. Es decir, el agua de la fuente que nos suministra puede ser maravillosa, pero de esa fuente a nuestro grifo; todo puede cambiar.

Por consiguiente, el filtrado de agua en casa es una opción que gana adeptos a cada minuto, por ser una manera barata, sencilla, practica y saludable de beber agua. Podemos filtrar agua con un filtro conectado directamente al grifo, normalmente el filtro suele ser de carbón activado y se cambia (dependiendo del uso y miembros de la familia) cada 4 o 5 meses.

Filtro universal para cualquier grifo, fácil de poner y practico

Se pude filtrar el agua con las típicas jarras tipo Brita, con filtros que se cambian una vez al mes. O hay gente que ya tiene en su casa un frigorífico de tipo “americano”, que van con un dispensador de agua filtrada.

 
La típica jarra Brita a la que se pueden añadir filtros no solo de su marca, también compatibles.

¿Te queda despejada la pregunta “Por qué beber agua filtrada”? Creemos que sí.